Por Claudio Orrego, Intendente de la Región Metropolitana

Nuestra preocupación por convertir a Santiago en una Ciudad Inteligente surge a partir de un claro diagnóstico: uno de los grandes problemas de la capital es su crecimiento inarmónico, que la ha convertido en una ciudad profundamente segregada y desigual. Actores públicos y privados, gubernamentales y municipales, no conversan entre ellos e intervienen los espacios ciudadanos de manera completamente descoordinada.

Usar de manera estratégica las tecnologías de la información y la comunicación para convertir a Santiago en una urbe integrada, inclusiva y con mejor calidad de vida, se ha convertido entonces en un desafío y una urgencia.

Como Gobierno Regional hemos impulsado diversas alianzas para avanzar en este tema. Recientemente recibimos 76 proyectos que buscan financiamiento este 2015 por parte del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R), que reparte $ 2 mil millones para iniciativas que presenten universidades, institutos y centros tecnológicos.

Una ciudad más integrada, inclusiva y con una mejor calidad de  vida debe usar las TIC para que sus habitantes sean protagonistas en decidir cómo la habitan y promoviendo una mayor coordinación territorial entre los órganos que la gobiernan. Pero su rol no termina ahí.

También buscamos promocionar nuestra ciudad nacional e internacionalmente y fortalecer el turismo, particularmente de intereses especiales; fortalecer la Industria Alimentaria, Hortofruticultura Primaria y Alimentos Procesados como sectores prioritarios, incentivando las buenas prácticas agrícolas y nuevas tecnologías en manejo de riego y pos cosecha; innovar en el cuidado del medioambiente y el fortalecimiento del ecosistema del reciclaje y cultivos urbanos; y finalmente potenciar nuestra industria creativa para proveer una oferta cultural integrada.

Quisiera destacar brevemente algunos proyectos en ejecución del Santiago Inteligente que producen una relación virtuosa entre empresas (pymes), centros de conocimiento y autoridades públicas. La primera, de la U. de Santiago, es el proyecto “Cuento me demoro”, que consiste en una red de sensores ubicados en distintos puntos de la Ruta 68, Ruta 78, 5 Norte, 5 Sur y Acceso Sur a Santiago que permiten registrar variables en el tránsito vehicular para la gestión, planificación y toma de decisiones en la ciudad.

Otra iniciativa destacable es de la U. Central, y es la incorporación de TIC en el Sector Turismo Sustentable y Turismo de Reuniones, que permite a más de 70 asociaciones gremiales y empresarios turísticos tener sus plataformas web y, en conjunto con Sernatur, crear lazos que les permitan hacer crecer sus emprendimientos.

Finalmente, destacar el proyecto de la U. Diego Portales de un Modelo de Gestión Asociativo de mercados, galerías y/o pasajes comerciales del centro de Santiago, que involucra a 100 empresarios directamente y que pretende poner en valor estos tradicionales negocios de la capital.

*Columna publicada en el diario El Mercurio el 10 de mayo de 2015.