Por Claudio Orrego, Intendente RM

Próximamente tendremos al ganador del concurso instaurado por la Intendencia Metropolitana para recuperar  y convertir en parque uno de los 26 cerros-isla de la capital. Hablamos, sin duda, de un hito urbano. Así como en el siglo XIX se gestó el cerro Santa Lucía, y en el XX se le dio estatura al San Cristóbal, así veremos en el siglo XXI la transformación completa, para y con sus vecinos, ya sea del cerro Chena de San Bernardo, Las Cabras de Puente Alto, Blanco de Recoleta o del Renca de la misma comuna.

Pretendemos así reparar, en parte, la injusticia urbana de una ciudad que concentra la mayor parte de sus áreas verdes en los barrios de mayores recursos. Un estudio de la Universidad Adolfo Ibañez es claro: mientras comunas como Vitacura y Lo Barnechea superan los 9 metros cuadrados de áreas verdes por persona que fija la OMS como estándar para tener calidad de vida, otras como Puente Alto y Renca no llegan ni a los 3.

Una ciudad fracturada territorialmente como Santiago, con una desigualdad visible no solo en áreas verdes, sino también en educación, salud, viviendas, infraestructura y servicios, merece tener espacios públicos de calidad, democráticos,  que mejoren la calidad de vida de sus habitantes y disminuyan, en parte, el aislamiento y la segregación.

Para evaluar las potencialidades de cada cerro y definir al ganador, se ha constituido un jurado integrado por miembros  del Gobierno Regional, arquitectos, urbanistas y seremis, quienes considerarán el potencial del lugar (25%); las ideas expresadas por la comunidad (35%); el compromiso y las alianza que tenga el municipio (30%); y la coherencia del plan (10%).

Como Gobierno Regional nos enorgullecemos de haber impulsado esta iniciativa que ha contado con un alto grado de identificación y de movilización por parte de las comunas, donde los vecinos han puesto todo su ingenio y orgullo para “soñar” el cerro-parque que desean tener, con proyectos pensados en asociación con comunas aledañas, adecuados a su realidad, a sus anhelos y sus usos.

Más  allá del veredicto final y de los merecimientos que cada uno tiene, los 4 cerros que participaron de esta iniciativa ya se han instalado en el corazón y los anhelos de sus vecinos, lo que para nosotros ya es un triunfo. Y como dijo el gran Leonel, ahora que gane el más mejor.

*Columna publicada por el diario HoyxHoy el 10 de noviembre de 2014.