Por Claudio Orrego, Intendente de la Región Metropolitana

Hoy se celebra un nuevo Día Internacional de la Mujer, y habrá cientos de columnas sobre los avances que ha tenido la mujer en las últimas décadas, las nuevas responsabilidades en ámbitos laborales, disciplinas académicas, cargos políticos, y en otras entornos en los que estaban vedadas hasta hace muy poco.

Habrá otras muchas columnas que hablarán de los déficits de nuestras políticas públicas, de cómo todavía estamos lejos del principio de igual trabajo igual paga, y de cómo la igualdad de oportunidades en cargos directivos tanto en empresas como en el mundo político y el mundo público parece todavía una utopía.

Siendo todo lo anterior cierto, a mí me gustaría entregar unas palabras de aliento y apoyo a las mujeres que son jefas de hogar y que tienen problemas de asistencia y escolaridad de sus hijos.

Sabemos que no hay nada más valioso que dejarle a un hij@ una buena educación. Pero en  Santiago hay 36 mil niños y niñas en edad escolar que no asisten a ningún colegio y un número aún mayor que tiene ausencias de más del 20% durante el período escolar. En ambas categorías, la mayoría de los casos tienen lugar en hogares con jefatura femenina.

La respuesta simplista y populista es decir que estos niños no tienen apoderados responsables, acusándolos de incumplir con su deber de matricular y asegurar la asistencia de sus hijos. Una mirada más profunda y humana, sin embargo, da cuenta de la tremenda dificultad  que tienen muchas mujeres solas para poder educar a varios hijos, sin apoyo de los padres, con pocos recursos, con trabajos esporádicos e inestables, y muchas veces con hijos e hijas con problemas de aprendizaje o conductuales significativos.

La mujer jefa de hogar cuyos niños no están escolarizados como corresponde o no asisten al colegio como se debe, no requieren de otro juez que las condene; ya son suficientemente duras consigo mismas. Lo que requiere es una comunidad y un Estado que les tienda la mano.

El programa de alerta temprana  “Aquí, Presente”, del Gobierno Regional, que apoya a niños con ausentismo y deserción escolar en 52 establecimiento de Santiago, además de una nueva iniciativa para reescolarizar a niños abandonados, es nuestra mano y homenaje para esas mujeres jefas de hogar.

*Columna publicada en La Segunda el 08 de marzo de 2016.